Saber que se puede…

julio 17th, 2011

Esta mañana iba con la radio puesta, como casi siempre, en una emisora de música. Es la emisora que suelo escuchar para conducir, caminar, cocinar, y es una emisora comercial, de las que pone canciones variadas, y que de vez en cuando te pega un sopapo de recuerdos porque pone algo que te gustaba cuando empezaste con tu primer novio, o en aquel viaje en el año 2000…Total, que ha empezado a sonar la canción “Color esperanza”, una canción que he oído, cantado y bailado mil veces, una canción de la que ya me sabía la letra, pero que hoy me ha “llegado” por primera vez…Al margen de de la calidad musical o del estilo de música, esa melodía dulcecilla y bonachona tiene una letra muy honda, a mi modo de ver.

Por ejemplo: “Saber que se puede. Querer que se pueda. Quitarse los miedos, sacarlos afuera.” Tres frases para resumir las bases de un proceso de crecimiento personal (y yo escribiendo post y más post intentando explicarlo). Ni más, ni menos. Para que luego digan que la música comercial actual no tiene mensaje…lo que pasa es que hay que descifrarlo…Bromas a parte, estas palabras en rima podrían ser, perfectamente, un mantra:

“Saber que se puede”: El primer paso para cambiar, para conseguir aquello que deseamos, para salir de una mala situación, ¿cuál es? Pues darse cuenta de que se puede (y prácticamente SIEMPRE es así, porque “mientras hay vida hay esperanza”). ¿Y quién puede? Pues YO, nadie más, porque aunque la vida nos “permita” hacer, si no decidimos nosotr@s ponernos a ello, si no somos conscientes de que PODEMOS, si no NOS LO PERMITIMOS, ya podría la vida ser un vergel de oportunidades, que elegiríamos quedarnos en nuestro agujero de desolación, tristeza y miedo…De hecho, si tenéis presente al Gollum del “Señor de los Anillos”, para mí es la imagen que mejor representa ese estado de atesorar la propia desgracia, acariciarla y protegerla como un tesoro…

“Querer que se pueda”: Clarísimamente, porque no basta solo con la CONCIENCIA de que la evolución, el cambio, el crecimiento, son posibles. Hay que poner VOLUNTAD y DESEO. El deseo es la chispa que enciende el motor, la ilusión que alimenta el movimiento. La voluntad es la gasolina, la fuerza que nos conduce al objetivo, la que evita que distraigamos la atención de aquello que deseamos. Voluntad y deseo van juntos, se retroalimentan y se complementan, se necesitan mutuamente para existir y llegar al objetivo. Si nos creemos que “se puede”, solamente hay que “desear poder”, y lanzarse a ello.

“Quitarse los miedos, sacarlos afuera”: Y esto es lo principal para iniciar la ACCIÓN, ser conscientes de nuestros miedos, y no dejar que nos inhiban. No es necesario que los superemos completamente para iniciar la acción, sino que basta con que los aparquemos lo suficiente como para empezar, y los vayamos desmontando a través de la propia acción, de darnos cuenta de que son fantasmas, o incluso aceptando que puedan ser reales y aprendiendo a manejar las consecuencias. Como dice la misma canción: “Es mejor perderse que nunca embarcar, mejor tentarse a dejar de intentar… Vale más poder brillar que solo buscar ver el sol”.

Aquí os dejo la canción, por si la queréis escuchar, o bailar…


4 Responses to “Saber que se puede…”

  1. carina on julio 17, 2011 5:39

    Muy buena reflexion! clara, especifica, concreata. Hay que dar a conocer las bondades de un proceso de crecimiento personal, perderle el miedo al cambio y a la busqueda interior. Bien echo!
    Gracias. Si me das tu permiso me gustaria llevar parte de tu articulo al blog de http://www.artesanadelavida.com

    un abrazo
    Carina

  2. Paco on agosto 2, 2011 9:15

    Es mi primer comentario en tu blog y no quiero enrollarme mucho. Lo intentaré pero no lo aseguro.
    Porque esta canción es especial para mí también y la descubrí en un solo día. Fue en el trabajo, en una actividad organizada por nuestra gente de RRHH. De nuevo con la motivación, con el cambio y con el redescubrirse. “Liderazgo para una nueva etapa” se llamaba el programa.

    Nos visitaron dos especialistas: mi amigo Mario Alonso Puig y Santiago García. La ponencia de Mario me gustó mucho, pero lo “bueno” venía después. Santiago empieza a hablar y de fondo Diego Torres, al principio muy bajito. Se va haciendo silencio en la sala (más de 700 personas) y se va oyendo la canción cada vez más fuerte y a Santiago que nos dice que al final vamos a bailarla todos (y vaya que lo hicimos)

    Yo no la había oído nunca, pero, al insistir el ponente, presté atención y me quedé maravillado. ¡Qué bien dicho y qué clarito!
    Desde entonces, cuando siento que las fuerzas me faltan, que no puedo más, me la pongo a todo volumen y si sé que no me oye nadie (en el coche por ejemplo) la canto todo lo fuerte que puedo.

    Cuando acaba la canción puedo asegurarte que estoy nuevo, porque realmente creo ciegamente lo que dice. Sé que puedo. Quiero poder hacerlo. No tengo miedo de empezar. Se me queda la piel de gallina durante un rato, y luego, a la carga. A pelear por eso que parece imposible. Recupero el control de mi vida y sé que lo voy a conseguir.

    Siempre me he preguntado qué tiene la música que te llega tan dentro. Y más con una letra como esta. Desde luego es medicina de la que sana la mente y el alma. Muy recomendable.

    Gracias por el artículo. Espero muchos más.

    Hasta pronto

  3. P. on agosto 5, 2011 9:59

    Gracias por compartir la experiencia…y por esperar más artículos. Gracias de verdad por leerme y por estar ahí.

    Y sobre la música, creo que lo que ocurre es que nos traspasa sin que nos demos mucha cuenta, se salta las barreras del juicio con más facilidad y nos lleva a otros lugares…

  4. Ricardo on agosto 11, 2011 7:15

    Da gusto contigo…..leerte. Sabes? A mi la música me lleva siempre aun recuerdo a una emoción vivida….es terapia vibracional. Así creo que funciona, así al menos en mi, en mis células y en mis tejidos.

Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply

Name

Email

Web

Speak your mind